CAPITULO 8: El Obturador de la Cámara

¿Qué es el obturador en una cámara de fotos digital?

Imagínate al obturador de la cámara digital de fotos como una puerta, o ventana, ubicada entre el sensor de imagen  y el lente. Hace de barrera, manteniendo el sensor de imagen en la oscuridad.

Al momento de presionar el botón para sacar fotos el obturador se abre o quita del camino, permitiendo a los rayos de luz pasar desde el lente al sensor de imagen para que esté registre la fotografía.

Obturador cerrado y abierto en una camara de fotos

Velocidad del obturador

Venimos estudiando el tema de las fotos borrosas desde el capítulo anterior del cursillo de fotografía digital: El segundo factor que influye para que una foto salga borrosa es si nuestra mano, nosotros, o el objetivo de nuestra fotografía está en movimiento.

Esto se puede contrarestar en buena medida ajustando la velocidad del obturador. El obturador es como el párpado del ojo. En las cámaras digitales, el sensor que captura la imagen se expone a la misma durante una fracción de segundo.

A ese tiempo que el obturador está abierto permitiendo el paso de los rayos de luz al sensor de imagen, se le dice también velocidad de obturación.

Valores comunes van desde un 1/80 de segundo, a 1/800 de segundo. Podremos configurar en modo manual valores de obturación más extremos.

Una consecuencia de variar esta velocidad es también la cantidad de rayos de luz que entrarán al sensor de imagen: A mayor velocidad de obturación, menos luz impactará en el sensor, y más “oscura” quedará la foto. Viceversa, a mayor tiempo de exposición, más luz impactará en el sensor, y mas luminosa quedará la foto: Por eso, para fotografía noctura, un arma (de doble filo) para el fotógrafo, es aumentar el tiempo de exposición.

Usualmente, la velocidad de obturación es calculada automáticamente por la computadora dentro de nuestra cámara digital y va a ser distinto, dependiendo de cada caso. Pero nuevamente, la cámara necesitará de nuestra ayuda, sobre todo si queremos fotografiar un evento que incluye objetos en movimiento:

Velocidad de obturador bajaImagínense una calle, donde los autos pasan rápido. Nosotros queremos fotografiarlos, y aprovechamos que uno pasa frente a nosotros:

Para que el auto quede nítido, el obturador tiene que tener una velocidad muy alta (o sea no puede quedar mucho tiempo mostrándole el auto al sensor que captura la imagen. Esto ocurre porque como el auto se mueve a mucha velocidad, el sensor lo va a captar movido en el tiempo, en la dirección en la que el vehículo vaya. O sea, el auto va a quedar borroso, o ni siquiera será registrado: Solamente veremos sus luces)

Este es un ejemplo de un obturador que quedó abierto demasiado tiempo, y si bien lo que se ha quedado quieto frente a la cámara, queda nítido, el auto (u ómnibus) que estaba en movimiento justo delante de la cámara, quedó completamente borroneado.

Modo Deporte

La mayoría de las cámaras digitales tienen un modo especial “DEPORTE” que reajusta su obturador y otras variables que veremos más adelante, para sacar fotos a objetivos en movimiento.

Modo Manual

Algunas cámaras permiten ajustar el obturador en un modo manual, con lo que se pueden lograr efectos muy interesantes. Lo que si hay que tomar en cuenta, es que si el obturador permanece abierto mucho tiempo, la imagen queda sobre iluminada: El sensor queda expuesto tanto tiempo a la luz de la escena, que se sobrecarga de luz y la foto queda sobreexpuesta (la imagen queda quemada).

Foto de noche obturador abierto

Esta fotografía fue sacada en la noche. Lo que aparenta ser el Sol, es en realidad la Luna, y los puntitos blancos en el cielo, son estrellas. Para lograr esta luminosidad, fue necesario dejar el obturador abierto durante 30 segundos.

Hay otro jugador en este partido, que trabaja en relación directa a la velocidad del obturador, y es la apertura de diafragma, que veremos en el próximo capitulo de este cursillo de fotografía digital.

CAPITULO 7: Foto borrosa o fuera de foco

¿ Foto borrosa ? ¡Se dice Fuera de Foco!

Foto Fuera de FocoNo demos por sentado que al sacar fotos estas quedarán completamente nítidas.

O quizás queden nítidas en una parte de la imagen, pero  el objetivo de interés de nuestra fotografía digital sea vea borroso!

La falta de nitidez (o borrosa) se puede dar por una o más de estas condiciones:

  1. Fuera de Foco: No estamos haciendo foco correctamente; el sistema de foco automático (“Autofoco”) de nuestra cámara no ha logrado resolver el foco correcto, o el sistema de autofoco ha hecho foco en otro elemento de la imagen, pero no en el que nos interesa.
  2. Movimiento: O bien la cámara digital esté en movimiento (Ej.: adentro de un automóvil o nos tiemble la mano) y se sacude, o nuestro objetivo lo está.
  3. Suciedad: El lente de nuestra cámara está sucio o manchado. En este caso, para limpiarlo podemos conseguir papel “tissue” (de esas bolsitas de pañuelos descartables de papel). Debemos doblarlo en varias capas (4 u 8 capas de papel) y pasarlo en forma circular sobre el lente. Si tenemos alcohol isopropílico, podemos humedecerlo en él ligeramente para que nos ayude a remover eventuales grasas o aceites en el vidrio del lente.

 El primer problema se resuelve haciendo foco

sacar fotos haciendo focoLa cámara digital fotográfica no sabe interpretar a priori cual es nuestro objetivo de interés frente a la escena que se le presenta.

Nuestra cámara necesita que le indiquemos de alguna forma cual es el objeto que queremos fotografiar, para así ajustar sus lentes y que el resultado final sea nítido.

Para lograrlo, si bien hay diversas formas, en este capítulo del cursillo de fotografía nos concentraremos  en una funcionalidad llamada AUTOFOCO.

En la modalidad más sencilla de autofoco, nuestra cámara asumirá que el objetivo a fotografiar es lo que se encuentra en el centro del visor.

Al observar por la pantalla de la cámara digital, probablemente nos encontremos con un rectángulo superpuesto en el centro de la imagen. Es allí donde la cámara buscará nuestro objetivo a fotografíar, y desde ese punto tratará de medir la distancia para calcular el foco.

No importa que lo que queremos fotografiar no esté en el centro, porque tienes un truco:

  1. Primero apuntamos con nuestra cámara digital al objetivo de interés, ubicándolo en el centro del rectángulo de autofoco.
  2. Apretamos el botón para sacar la foto a medio camino: Sentirás que el botón ofrece una cierta resistencia al llegar a ese punto intermedio, antes de sacar la foto.
  3. En ese punto intermedio, la cámara digital hará foco y seguramente ajustará otros parámetros como luminosidad y balance de blanco (hablaremos de esto más adelante).
  4. Mientras mantenemos apretado a medias el botón para sacar la foto, movemos la cámara para componer la fotografía (nuestro objeto de interés, quizás obedeciendo a la regla de los tercios, quedará sobre un costado)
  5. La cámara mantendrá sus ajustes para que el objeto de nuestro interés quede en foco. Presionamos el botón hasta el fondo, efectivamente sacando la foto.

Quizás alguna vez lo hayan notado: La mayoría de los fotógrafos, por ejemplo en eventos como un casamiento o cumpleaños, primero apuntan RARO (o sea hacia otro lado ligeramente distinto a lo que sería una foto bien encuadrada) y justo antes de apretar el botón de sacar la foto a fondo, vuelven a mover la cámara de fotos para encuadrar bien.

En ese primer instante donde apuntan a un lugar ligeramente distinto, están buscando un punto en donde la cámara pueda ajustarse correctamente.

La alternativa al autofoco es hacer foco manual: deberás mover el lente de la cámara hasta que verifiques que el objetivo de tu fotografía está bien definido. Para esto necesitas una cámara que tenga esa capacidad manual. Las cámaras de bolsillo usualmente carecen de la capacidad de foco manual; o si lo tienen es tan engorroso de usar, que defintivamente te interesará dominar esta técnica del autofoco.

Y en las cámaras de bolsillo es hasta razonable no hacer foco manual: Hoy en día las cámaras digitales  tienen sistemas de autofoco mucho mas sofisticados, que detectan por ejemplo si hay CARAS de personas, y hacen foco sobre la cara, o incluso hay algunas cámaras que detectan no solamente la cara, sino cuando la persona SONRÍE, y saca la foto en ese instante.

CAPITULO 6: ¡Vamos a sacar fotos!

vamos a sacar fotosTenemos nuestra cámara digital pronta para sacar fotos: La memoria está vacía, la batería llena.

Encendemos la cámara para sacar una fotografía: El camino mas sencillo es poner el control de modo de la cámara en MODO AUTOMÁTICO.

Todas las cámaras digitales de bolsillo y las intermedias tienen el modo AUTO, para dejar que la computadora dentro de la cámara se preocupe de ajustarse sola.

De esta forma nosotros solamente nos limitamos a apretar el botón para sacar la foto.

Suena demasiado fácil. Está bien, si recién comienzas, es una opción! Pero vamos a repasar algunas reglas y conceptos importantes del lenguaje fotográfico que debes asimilar y aplicar, antes de sacar la foto.

Vamos a sacar fotos con buen encuadre

Retrato regla tres tercios y mirada¡Pobre gente! La que sale a veces sin cabeza, o hasta la cintura, pero sobre sus cabezas tienen mucho cielo. También a veces salen escoradas porque el horizonte está inclinado para un lado u otro.

El primer problema que enfrentaremos es el de hacer un correcto encuadre de la imagen, antes de plasmarla en una foto.

Para sacar la foto, usamos el visor (sea el de tipo mirilla, donde tenemos que poner el ojo contra la cámara, o los mas cómodos LCD o visores grandes). Por allí buscaremos un encuadre propicio.

Siempre paga con creces, detenernos a ver la imagen y -aunque le dediquemos un segundo- corregir el encuadre para que cumpla con algunas reglas básicas de la fotografía (¡Estas reglas son anteriores a la fotografía digital!).

Te dejo aquí tres reglas básicas, en su versión simplificada, para que puedas practicar con ellas. Verás que más sabe el zorro por viejo, que por zorro… ¡Y estas leyes se remontan a los inicios del arte fotográfico!

La regla del Horizonte

Se imaginan el visor dividido en tres partes iguales horizontales, e intentan darle al objetivo de nuestra fotografía el espacio correspondiente a dos tercios..

Es imprescindible mantener la cámara respetando un horizonte correcto (no inclinar la cámara digital en ángulo para la derecha o izquierda). ¡Que el horizonte sea horizontal!

Torre lanzamiento en Cabo Cañaveral NASA FLORIDA

La regla de los Tercios

regla tres terciosUna regla bastante antigua, es no hacer que lo que queremos fotografiar esté en el CENTRO del visor.

Para ello podemos revisar lo que se llama la regla de los tercios:

Se imagina un tablero de tatetí sobre la imagen y se coloca lo que nos interesa fotografiar sobre cualquiera de los puntos en donde se cruzan las rayas del tablero, acomodándolo de tal forma de que cubra la mayor parte del tema que queremos fotografiar, siempre y cuando sea posible.

Esta regla de los tercios es sin duda una de las más comentadas y recalcadas en todos los cursos de fotografía.

Ley de la Mirada

Una variante interesante, sobre todo en retratos, personas y animales, es buscar que la persona esté mirando (si no está completamente de frente), hacia el lado donde dejamos más espacio. O sea, si la persona está ubicada en el primer tercio de las lineas verticales, que mire hacia el tercer tercio.

perfil mira espacio vacio

Una excepción a esto, o si la persona o animal está mirando de frente, es que mire directamente a la cámara (el gatito de arriba del todo).

Ninguna de estas reglas es inamovible. Pero la experiencia indica que al seguirlas lograremos fotografías más atractivas.

Estas reglas son tan generalizadas que muchas cámaras digitales incluyen la superposición del patrón de tablero de “tatetí” sobre el visor, para poder aplicar la regla de los tercios y del horizonte con esa ayuda visual.

Por supuesto, el sentido común aplica, junto a las reglas: Si están documentando un proceso o se encuentran ante un evento imprevisto, es perfectamente posible que el registro fotográfico sea más importante que ponerse a observar reglas.

En un caso así la fotografía adquiere valor por la historia que cuenta, el proceso que evidencia, y las reglas del lenguaje fotográfico pueden pasar a un segundo plano.